Dr. Hernan J. Rabaza | Cirujano Plástico

O’Higgins 2120 Piso 6 - B
Belgrano, C.A.B.A.

(011) 4784 - 5137
Implantes Faciales

¿Qué son los implantes faciales inyectables?

Los implantes inyectables son empleados la mayoría de las veces en la región facial -aunque también pueden ser beneficiosos en otras partes del cuerpo.

Estos se usan para rellenar:
  • Arrugas y líneas de envejecimiento: Faciales, en labios, comisuras de la boca, entrecejo, cuello, alrededor de los ojos (perioculares) o de la boca (periorales).
  • Surcos profundos: naso-labial (desde la nariz hasta la boca) o glabelares (líneas entre las cejas).
  • Cicatrices de acné u otros tipos de deficiencias titulares.
O para dar volumen:
  • En labios, pómulos, mentón, mandíbula, ángulos mandibulares, etc.
  • En pacientes con tratamiento VIH
  • En las atrofias y asimetrías faciales.

Se denominan Materiales de relleno son todos aquellos productos utilizados para proporcionar volumen en alguna parte del cuerpo. Dentro de los materiales de relleno podemos diferenciar, principalmente, dos tipos: los injertos y los implantes.
Los primeros son tejidos extraídos del mismo individuo y transportados a otra parte de su cuerpo -sin mantener ningún tipo de conexión vascular con la zona donante (injerto autólogo), tejidos de otro individuo de la misma especie (injerto homólogo) o de otra especie (injerto heterólogo). Como ejemplo de estos tenemos el injerto de grasa propia (injerto autólogo), el injerto de cartílago de otra persona (injerto homólogo) o los injertos de piel, cartílago y colágeno bovino (injerto heterólogo).
Por otra parte, un implante es todo material no orgánico introducido en el organismo. Se han empleado infinidad de materiales con este fin: cera, marfil, y más recientemente, Plásticos (poliuretano y polietileno), Elastómeros (siliconas y metacrilato), Politetrafluoretileno expandido (PTF-E), Metales (titanio, vitalio, oro y acero) y producto textiles (Dacron, Teflón y Gore-tex).
Indicamos los implantes en caso de hipotrofia, atrofia o pérdida, tanto de tejidos blandos como de hueso, y no disponemos de materiales propios o su obtención no está justificada por ser más cruenta o no mejorar el resultado alcanzado con el implante.

Materiales de relleno inyectables: IMPLANTES

Son aquellos materiales que pueden ser introducidos en el organismo mediante inyección. Según su origen se clasifican en biológicos (de origen orgánico) y no biológicos (de origen sintético) y según su duración en: reabsorbibles e irreabsorbibles. Siendo este un dato de máxima importancia nosotros utilizaremos esta clasificación para estudiar los diferentes productos.

Implantes reabsorbibles

Los rellenos inyectables temporales, rápidamente biodegradables, poseen una duración limitada entre los 2 y, como mucho, los 6 meses. Los productos más frecuentemente utilizados son los derivados del colágeno (autólogo o bovino) o del ácido hialurónico (de origen animal o de síntesis). Otro producto con las características de reabsorbible es el ácido poliláctico (antes llamado New Fill y actualmente Scultra) cuya duración oscila entre los 12 y 18 meses.

Implantes irreabsorbibles

Son definitivos, es decir, no reabsorbibles y entre ellos cabe destacar: Metacrilato (Artecoll y Dermalive), Acrilamidas (Aquamid y Evolution) y Polialquilimidas (Bioalcamid). La silicona líquida, en forma de microgránulos o biopolímeros pertenece al grupo de los compuestos inorgánicos irreabsorbibles y su utilización con fines estéticos está prohibida en nuestro país.

¿Cómo se hace?

Protocolo de infiltración
Decidido el tratamiento a seguir en cada paciente (se habrá optado por uno o varios productos) procederemos a la preparación del implante de la manera indicada por cada laboratorio, decidiremos el volumen a inyectar y escogeremos la aguja adecuada a cada tipo de implante (normalmente entre 18 G y 26 G).

  • #1- ASEPSIA Y ANTISEPSIA: La paciente no debe llevar maquillaje ni pintura de labios. El local donde se realiza la implantación ha de reunir las mejores condiciones de higiene y limpieza, y la camilla y la iluminación han de permitirnos trabajar con comodidad.
    Entonces, procederemos a lavarnos las manos con agua y jabón germicida, a su secado y a la colocación de guantes estériles (es recomendable ponerse gorro y mascarilla). Entonces procederemos a limpiar la zona de inyección con suero fisiológico o, mejor, con agua y jabón, a pintar la zona de inyección con Betadine®, de nuevo lavamos para retirar el exceso del mismo y, finalmente, a colocar los campos estériles.
  • #2- APLICACIÓN DE UN ANESTÉSICO LOCAL: La anestesia de la zona puede ser obtenida mediante inyección local de una anestésico o con bloqueo nervioso de la región (Lidocaína), con frío (crioanestesia) o en crema (Emla®). En este último caso deberemos esperar, como mínimo, 45 minutos para que haga efecto la anestesia aunque es preferible dejarlo un par de horas para que el efecto sea mayor.
  • #3- INFILTRACIÓN DEL PRODUCTO: Cuando vayamos a realizar la infiltración del implante deberemos tener una actitud tranquila y relajada, evitando las prisas y teniendo en cuenta que siempre es mejor pecar por defecto que por exceso (es muy fácil poner más pero, también, siempre es más difícil su corrección.
    Además de estas iniciales premisas recordemos que al enfrentar la colocación de un implante inyectable nos encontramos con numerosas variables como son, la viscosidad del producto (determina la elección del diámetro de la aguja), la cantidad o dosis mínima adecuada -concentración y volumen- para obtener el mejor resultado (varía en función de la zona a tratar, de la alteración y del resultado que se desee obtener) y, finalmente, la profundidad de inyección o localización del depósito del implante (dependerá del nivel de actuación y de la forma de llenado de los diferentes implantes).
  • #4- EMPLAZAMIENTO DE LOS DEPÓSITOS DEL IMPLANTE: Epidermis: En este tipo de inyecciones la aguja casi puede verse por transparencia y la inyección provoca un blanqueamiento cutáneo. Pueden aplicarse en esta localización únicamente producto reabsorbibles como colágeno, ácido hialurónico o plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento).

    Dermis: La inyección es más difícil ya que la aguja presenta una mayor resistencia y cuesta introducir el producto que produce una evidente elevación cutánea. La inyecciones intradérmicos pueden ser en:
    - Dermis superficial y media: colágeno, ácido hialurónico y ácido poliláctico.
    - Dermis profunda: ácido poliláctico y metacrilatos.

    Hipodermis: las infiltraciones hipodérmicas o subdérmicas se realizan en el tejido celular subcutáneo. Siendo una localización profunda las inyecciones son más fáciles y seguras y el aumento de volumen es más global. Se recomiendan en este nivel las aplicaciones de ácido poliláctico, metacrilato, alquilimida y poliacrilamida.

    Intramuscular

    Supraperiostica

    Es fundamental elegir el producto dependiendo de las zonas a tratar: Hay zonas, como el contorno de los ojos, que es preferible no tocar o, de hacerlo, optar solo por materiales reabsobibles que no formen fibrosis. Igualmente deberemos actuar en las arrugas superficiales de toda la cara, especialmente en los labios y comisuras.
    Las infiltraciones se depositan de forma muy superficial. En otros casos, como en las mejillas, pómulos y surco naso-geniano el implante se colocará a mayor profundidad con el objetivo de proyectar uniformemente hacia fuera el tejido.
    Para las arrugas finas y superficiales aconsejamos los inyectables reabsorbibles tipo colágeno o ácido hialurónico pues no existirá peligro de alterar la piel sino que, incluso, mejoran su calidad.
    Para las arrugas y los surcos profundos pueden ser utilizados productos más duraderos como ácido hialurónico de larga duración o productos irreabsorbibles.
    En los labios el tratamiento es algo diferente debido a la excelente circulación sanguínea que poseen y a la extraordinaria movilidad de los mismos. Ambos factores provocan una rapidísima eliminación de cualquier material de relleno reabsorbible. En esta localización recomendamos productos no reabsorbibles tipo artecoll y siempre a nivel profundo. Ha de tenerse en cuenta que el mecanismo de llenado de este último no es sólo por el volumen que se introduce sino, y principalmente, por la reacción (fibrosis) que provocan. La clave de un buen resultado es no pretender obtener la forma definitiva en una aplicación sino implantarse en varias veces: la primera nos servirá de prueba para ver el tipo de reacción y la cantidad debe ser mínima; la segunda será de llenado y la tercera de perfeccionamiento. Entre una y otra es conveniente esperar un mes para dar tiempo a que se forme la fibrosis. El principio fundamental debe ser esculpir o modelar los labios y no llenarlos.
    De todas formas, y en general, es aconsejable huir de las inyecciones superficiales que siempre traen un mayor porcentaje de complicaciones.
  • #5- FORMA DE APLICACIÓN O TÉCNICA DE INFILTRACIÓN: Las formas de inyección se eligen según la zona y el tipo de implante. La aplicación del producto puede seguir diferentes técnicas que dependen de la dirección de la aguja al atravesar la piel (perpendicular, horizontal u oblicua a la superficie) y de la forma de realizar los depósitos del material empleado:

    Inyección puntual, en goteo o micropuntos: Metacrilato y lipo filling.

    Inyección lineal, tunelización o en abanico: Normalmente es retrógrada (retirando hacia atrás la aguja) y se emplea en el injerto de grasa, colágeno, hialurónico, metacrilato, ácido poliláctico, poliacrilamida y alquilimida.

    Inyección en red (cross-linked)

    Inyección de grandes depósitos: Lipofilling, poliacrilamida, alquilimida.
  • #6- DESPUÉS DE LA INFILTRACIÓN: Finalizada la inyección aplicamos una bolsa de hielo en la zona para evitar la aparición de inflamación o de posibles hematomas. Normalmente la infiltración provoca ligero edema y leve enrojecimiento los cuales llegan a provocar la desaparición de las arrugas o disminuyen la profundidad del surco pero estos efectos, claro está, desaparecen en un par de días cuando se ha resuelto el edema. La paciente se podrá maquillar y volver a su vida cotidiana. En caso de hematoma podrá disimularlo con maquillaje aunque, en ese caso, no deberá tomar el sol hasta que éste desaparezca por completo.
    Dependiendo de las características del implante podemos diferenciar dos respuestas:

    Inmediata: la producen aquellos productos cuya aportación de volumen o corrección del defecto ocurre en el mismo momento de la infiltración: colágeno y hialurónico (inmediata y temporal), poliacrilamida, alquilimida (inmediata y de duración indeterminada)

    Diferida: Aquellos cuyo efecto inicial es efímero y que paulatinamente van proporcionando volumen por formación de nuevas fibras conjuntivas: metacrilato, ácido polilácticoÂÂÃ?â?¦
  • #7- LAS REVISIONES Y EL RESULTADO DEFINITIVO: Preferimos los controles post-infiltración al día siguiente o, como mucho, en los días siguientes a la aplicación del implante. Las revisiones las realizamos una semana después y vuelven a los 30 días después de la intervención.
    Normalmente el resultado definitivo de cada sesión se verá de 30 a 45 días después de la inyección, cuando los tejidos han solucionado su proceso inflamatorio inicial y la dermis ha reaccionado de manera adecuada a la presencia del implante.
    De todas formas, los resultados y el número de sesiones necesarias para conseguir el resultado deseado dependerán del tipo de alteración, de las características de la piel, de la edad del paciente y de la zona a tratar. No es lo mismo tratar una arruga a los 30 que a los 60.
    En el tratamiento de las arrugas se busca la atenuación, ya que no suele ser conveniente eliminarlas completamente.
    Un surco nasogeniano precisa de 3 ó 4 pinchazos de ácido poliláctico, para corregirlo, 2 ó 3 de ácido hialurónico y, normalmente 1 ó 2 de hidroxiapatita.
    En el caso de lipoatrofia facial suelen ser necesarias de tres a cinco sesiones para mejorar el aspecto de los rasgos faciales y de seis a siete en casos severos.
    Dependiendo del plan de tratamiento y, especialmente del producto, deberemos realizar una normo-corrección o una leve hiper-corrección. Hay que recordar que hoy en día no existe ningún material que permita corregir simultáneamente todos los niveles y que la sobrecorrección de un nivel nunca nos corregirá el defecto de otro.

Pre Cuidados

Antes de a la infiltración se tiene en cuenta los siguientes elementos:
  • Historia clínica del paciente atendiendo, principalmente, a su historia de alergias, enfermedades del colágeno y embarazos
  • Motivo de consulta: conocer cual es lo que desea el paciente y, todavía más importante, lo que espera que le aporte el tratamiento, es uno de los puntos más importantes de todo el proceso y la clave de la satisfacción para el paciente y del éxito para el médico.
  • Diagnóstico cuidadoso: antes incluso de estudiar el tipo de alteración es fundamental interrogar al paciente sobre posibles implantes realizados previamente (no siempre recordados o reconocidos) y palpar con detenimiento toda la zona que vamos a tratar para apreciar la existencia de nódulos, fibrosis, etc. En la valoración de las alteraciones deberemos tener en cuenta no solo su intensidad sino, también, las propiedades de la piel (grosor, humedad, grado de elasticidad, arrugas, elastosis, etc.) y las características de los tejidos blandos (grasa y músculos) y de las estructuras ósteo-cartilaginosas de sostén.
  • Elección del tipo de implante: Es otro punto de gran importancia en todo el proceso y requiere gran experiencia y un profundo conocimiento de los materiales o productos que entran en su composición, tanto de sus características químicas como físicas. La elección del implante dependerá, por tanto, de la zona que vayamos a tratar y de la profundidad en la que deseemos localizar el mismo. Así, deberemos optar, en primer lugar, entre los materiales absorbibles o irreabsorbibles. Los primeros están indicados para aumentar o dar volumen a los tejidos blandos y son ideales para apreciar el posible resultado antes del relleno con un implante más duradero o definitivo. Tienen la característica positiva de que suelen mejorar la calidad de la piel - derivados del colágeno (autólogo o bovino), del ácido hialurónico (de origen animal o de síntesis) y del ácido poliláctico. Estos últimos, no teniendo origen animal, no precisan test de alergia antes de su implantación y, además, presentan un menor índice de complicaciones y, de aparecer, estas suelen ser más leves. Los implantes irreabsorbibles conllevan mayor riesgo de fibrosis y reacciones inflamatorias y han de ser colocados con gran precaución en la profundidad de los tejidos.
La información contenida en esta página en ningún caso puede ni pretende sustituir la información proporcionada individualmente por el Dr. Rabaza durante la consulta y tratamiento. En caso de dudas por favor consulte con el Dr. quien le proporcionara las aclaraciones pertinentes a su caso particular.